DANY PEREZ

COPYMAS-ZENIT

AVISO ABITAB

SOFORUTA

CAROLI

domingo, 30 de abril de 2017

AFAP RESPALDAN BÚSQUEDA DE ALTERNATIVAS PARA “CINCUENTONES” AFECTADOS POR EL SISTEMA

La Asociación Nacional de AFAP de Uruguay (ANAFAP) se manifestó de acuerdo en la necesidad de buscar una solución para los “cincuentones” afectados por el sistema jubilatorio, ya que el Banco de Previsión Social (BPS) no toma en cuenta la totalidad los aportes anteriores al año 1996. La afectación surge al comparar las condiciones en que se jubilarían actualmente en el régimen mixto, y las condiciones en que lo habrían podido realizar bajo el régimen anterior.

El viernes 21 de abril, el equipo de representación de los trabajadores en el BPS presentó en un encuentro realizado en el Pit-Cnt un anteproyecto de ley que propone, en su primer artículo, que aquellas personas que en la fecha en la que se promulgue la ley tengan 50 años o más, puedan desafiliarse del régimen mixto “con carácter retroactivo al momento de ingreso al mismo”. El texto agrega que esta posibilidad no estará sobre la mesa para quienes ya estén jubilados bajo este sistema.

Sebastián Peaguda, presidente de ANAFAP, dijo compartir “que se busque una alternativa en la medida que la misma quede a opción y voluntad del afiliado afectado. Sin embargo, aclaró que “el texto indica que se incluiría a para todas las personas de más de 50 años, y ahí es donde no compartimos. Los "cincuentones" como denominación de este colectivo afectado, es una porción reducida de la población de más de 50 años, que solo implica a aquellos que se vieron afectados por la incongruencia entre lo aportado y lo reconocido para su cálculo jubilatorio. En nuestro rol de fiduciario, entendemos que los fondos no deben ser utilizados para financiar un problema puntual sino que se debe buscar la mejor opción para la jubilación de la persona”.

Para ANAFAP, la solución debería seguir la línea que fue planteada en un proyecto de ley que manejó el BPS en 2012 y que fue aprobada por el directorio de la época, donde se consideraba el reconocimiento de los aportes, propuesta que finalmente no tuvo andamiento. “En su momento no se dio a las personas un bono de reconocimiento por los aportes que hicieron al BPS antes de 1996, por lo que no se consideraron todos los aportes anteriores a ese año para su cálculo jubilatorio. El camino es buscar soluciones para ese sector específico que quedó en el límite, pero esto no implica que el sistema funcione mal”, apuntó Peaguda.

El BPS paga más del 50% de la jubilación final porque maneja cerca del 75% de los recursos genuinos que le son volcados entre aportes personales y patronales. La capitalización individual constituye solo una parte del sistema de previsión social, que también integran las cajas paraestatales y el propio BPS, que está en diferentes partes del sistema, siendo el responsable de las personas con ingresos menores y accionista de una de las AFAP. En la actualidad solo el 34% del fondo previsional corresponde a aportes, mientras que el resto surge de la rentabilidad.

Las AFAP contribuyen con el desarrollo del mercado de capitales y apalancan el crecimiento económico mediante la financiación de proyectos de infraestructura y productivos, públicos y privados. Se han destinado casi US$ 1.100 millones al sector productivo y hay potencialidad para invertir US$ 2.500 millones. El sistema mixto funciona. Hay personas que fueron afectadas en forma real y hay que buscar soluciones a esas situaciones, pero dichas situaciones no se deben a las AFAP sino al diseño de la ley, que limitó lo que el BPS les reconoce para calcular su jubilación. Debe haber congruencia entre lo aportado y lo que se entrega como prestación, y eso aquí no sucede”, indicó Peaguda.

Sobre el proyecto en concreto, señaló que “hay una incongruencia entre lo aportado y lo reconocido que debe ser aclarada antes de recurrir a los fondos del trabajador para financiar la solución. Una vez aclarado este punto, es bueno reconocer que esta propuesta es posible gracias a que estas personas tienen un saldo acumulado en sus cuentas individuales en las AFAP. Si este fondo no existiera, el déficit no permitiría asimilar los costos en el mediano plazo. Esto demuestra el desafío que el BPS tenía y continúa teniendo para su financiamiento”.

Todos los Derechos Reservados · Copyright © 2011-2017