AVISO ABITAB

SOFORUTA

CAROLI

CAROLI

DANY PEREZ

COPYMAS-ZENIT

martes, 6 de junio de 2017

IGLESIA EVANGELICA VALDENSE EN TARARIRAS

Perteneciente a las iglesias Evangélicas Valdenses del Río de la Plata e Italia

CULTO: Sábado 10 hora 19.
Asamblea Presbiterial Colonia sur: Sábado 10 a las 14 horas.
VISITA AL HOGAR DE ANCIANOS “TARARIRAS”: lunes12 hora 16:30.
ESTUDIO BÍBLICO: en el domicilio de Irla y Miguel, Lunes 12 hora 19:30.
CONSISTORIO: Reunión mensual martes 13 hora 18.
LIGA FEMENINA: Reunión mensual miércoles 14 hora 15.

EL ESPÍRITU SANTO QUE ACOMPAÑA EN LA DESESPERANZA
Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos con las puertas bien cerradas, por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se colocó en medio y les dice: -La Paz este con ustedes. Al decir esto, sopló sobre ellos y añadió- “Reciban el Espíritu Santo”.
Este texto de Juan 20 se refiere a un momento temeroso para los discípulos, un momento en el cual viven en la desesperanza por la pérdida de su maestro (Jesús), habían terminado con su maestro, sus seguidores estaban en peligro ante los acusadores. Pero ese momento toma otro sentido cuando se cumple la promesa de Jesucristo (Juan14-26), re-aparece Jesucristo primeramente proclamándoles el Shalom.
Eso fue suficiente motivo de alegría, entonces el temor se convirtió en fortaleza. También cumple la promesa y les reparte el espíritu que fortalece y que acompaña para vencer. El cumplimiento de la promesa va mas allá de ser portadores del Espíritu Santo, ahora serán también mensajeros. Deben continuar lo que Jesucristo inició. Les llena del mismo Espíritu que le hizo a El triunfador del mal.¿Qué significa en nuestra actualidad ser poseedores del Espíritu Santo. En nuestros tiempos mucha gente vive encerrada en el temor. El Espíritu Santo también sufre la prisión que los cristianos le han dado, la razón es que se le ha considerado a este mundo.
La mayoría de las Iglesias lo han ubicado en un momento y espacio específico (el templo).
Sin embargo el texto nos muestra que el Espíritu Santo se recibe en sus momentos más difíciles, y el propósito de portarlo es para salir a enfrentarse a la vida misma, independientemente de cómo esta se les presenta.
La iglesia tiene una gran misión de liberar al Espíritu que fortalece, también repartirlo a los débiles de esta tierra, no en un día sino todos los días. Eso permitirá el cumplimiento de la misión de la iglesia, ser conductora de la buena noticia -Libertad por medio del perdón a todas las personas en condiciones esclavizantes. Nuestra gente está necesitando urgentemente que les comuniquemos la fuerza y el poder del Espíritu Santo por medio de actitudes que convengan para la vida.

Adaptado de un texto de Lic. Betzabet Reyes Rivera (Teóloga-Honduras).