AVISO ABITAB

SOFORUTA

CAROLI

CAROLI

DANY PEREZ

COPYMAS-ZENIT

sábado, 20 de mayo de 2017

EL PROYECTO “SER NATIVOS” COMENZÓ CON TODO EL 2017


El camino este año con el Ser Nativos, comenzó en la Escuela Nº142 con el taller de Alimentación y cocina con Frutos Nativos. La nutricionista Noelia Giménez, activa colaboradora de este Proyecto y miembro fundador de la Red de Agroecología Oeste fue la coordinadora de este taller. Como es su característica, su exposición estuvo cargada de anécdotas emotivas, que movilizaron sentimientos tan puros como el amor a un hijo a través de la comida casera, donde se trasmite ese sentimiento de forma sutil y que tanto perdura en el recuerdo de nuestras vidas.
Un equipo de madres había preparado riquísimas magdalenas y bizcochuelos a los que se rellenó con guayabos en almíbar. Los padres y alumnos pudieron también degustar guayabos frescos.
Algunos adultos experimentaron este viaje al pasado, recordando su niñez a través del particular aroma y gusto de este fruto nativo, mientras otros que lo probaban por primera vez, experimentaron su agradable sabor.

En la Escuela Nº54 nos esperaban un contingente de padres para realizar el taller de Huerta Orgánica de hortalizas y plantas medicinales bajo micro túnel. Como ya es hábito en esta escuela, abundaron los materiales y las manitos prontas para esta labor. Mientras unos preparaban la tierra, otros plantaban los almácigos, regaban y armaban la estructura del micro túnel dejando uno listo a la espera del nacimiento de lo sembrado.
El propósito de estos talleres, es darles la mayor cantidad de herramientas a los niños para enfrentar su vida de adulto, aportándoles destreza y conocimientos prácticos para la subsistencia cotidiana.

En la Escuela Nº33 el taller fue la siembra de plantas ornamentales nativas y el reacondicionamiento del invernáculo. Un objetivo principal del proyecto, es acercar a las familias a la escuela. En este centro dos padres se comprometieron a impartir talleres, uno sobre tambos en el establecimiento donde trabaja y otro de manualidades.

Estas actividades compartidas en familia y en la escuela son momentos que perduran para siempre en el recuerdo de los niños, que hacen a la construcción de la felicidad en su vida de adultos. Nunca se olvida aquello que se ha recibido por amor a él y así ese niño devolverá en su adultez lo recibido.