AVISO ABITAB

SOFORUTA

CAROLI

CAROLI

DANY PEREZ

COPYMAS-ZENIT

jueves, 8 de junio de 2017

VISITAMOS LA BIBLIOTECA “CASTILLO INFANTIL”

 

El pasado martes 30 de mayo, el grupo de tercer año de la Escuela Nº142 de la Maestra Teresita Pagua, visitó la Biblioteca Castillo Infantil.

Escucharon el cuento: “Un puñado de semillas”, leído con mucho amor por la maestra Estela Santa Cruz. El cuento narra que una niña llamada Concepción, tuvo una vida difícil, triste y dura. Muere su abuela quedándose sola por lo que debe irse a la ciudad, llevándose un puñado de semillas como le enseñó su abuela. La ciudad le pareció muy fea. Se encontró con niños ladrones que la invitaron a quedarse con ellos. Los niños robaban, Concepción trabajaba, sembraba las semillas y... guardaba un poco. Un día llegó la policía, castigó a los niños y rompió el sembrado de Concepción. Como guardó semillas, volvió a plantar pero esta vez... sus amigos le ayudaron. Todos tuvieron comida y enseñaron a los otros niños a sembrar.

Con este cuento aprendimos que: “Siempre debemos tener esperanzas”. “Los mayores que nos quieren nos enseñan y nos dan las herramientas para salir adelante”. “Siempre podemos corregirnos y cambiar la actitud, debemos poner ganas y voluntad”. “Es muy lindo vivir de nuestro trabajo y no robar”.

Reflexiones con el final del libro:
En el mundo existen muchos millones de niños abandonados. Al igual que Concepción, la niña de esta historia, logran sobrevivir gracias a su coraje, ingenio y perseverancia para encontrar día tras día comida, abrigo y un lugar donde dormir.
Pero en medio de este duro trabajo diario, la comunicación y el entendimiento pueden convertirse en valiosas armas para la sobrevivencia. Surge entonces la solidaridad y la esperanza que, al ser compartidas, se propagan como las semillas que sabiamente la abuela dejó a Concepción.
A todos ellos, a todas las niñas y niños abandonados, está dedicado este libro. También a los que tienen familia, comida y un lugar donde vivir, porque los libros nos ayudan a comprender las vidas y los sentimientos de los demás. Nos enseñan a ser tolerantes y solidarios con las personas que nos rodean: con los que tienen mucho, los que tienen poco y también con los que tienen sólo esperanza.
Los libros son como un puñado de semillas: retoñan en mentes despiertas y cultivan en nosotros el deseo de construir un mundo mejor.

¡Gracias a “Castillo Infantil” y a todas las personas que con tanto amor y dedicación allí trabajan!